Nuestro proyecto de Formación Profesional está finalizando su cuarto año de vida, somos muy jóvenes, pero nada inexpertos, repleto de ambiciones e inquietudes profesionales.

La dilatada experiencia de nuestras cooperativas en enseñanza reglada es pieza clave del éxito educativo, más cuando sabemos que estamos trayendo a la Formación Profesional muchos aspectos pedagógicos propios de la Enseñanza Obligatoria, pero que encajan a la perfección en esta etapa. Aspectos tales como la tutorización y gestión emocional del grupo/clase o el modelo pedagógico que se trabaja, que en nuestro caso es el trabajo por proyectos pero de implicación social, «El Aprendizaje-Servicio».

Imagen de Sergio Ferrandis.

Para nosotros está suponiendo toda una revolución en la forma de enseñar en los contextos educativos en los que ponemos en juego las competencias de nuestro alumnado, posibilitando entrenar en entornos reales las habilidades, actitudes y aptitudes de nuestros futuros profesionales.

Para ello es fundamental poner el foco en la EVALUACIÓN. Trabajar por aprendizaje-servicio nos ha ayudado a centrar los procesos de evaluación en los resultados de aprendizaje y criterios de evaluación, como marca la ley, pero en sintonía; pudiendo integrar diferentes momentos y situaciones de aprendizaje, creando los espacios que posibilitan evaluar aspectos de una profesión que difícilmente se pueden llevar a cabo en un aula. Estamos cada vez más cerca de una evaluación criterial real.

En este sentido, no está siendo tarea fácil, supone una lucha contra la tradición y creencias de alumnado y profesorado en general. Romper con las notas de trabajos y exámenes clásicos, utilizar rúbricas de evaluación, herramientas de observación directa estandarizadas, vincular el éxito académico a la consecución de retos… Todo ello conlleva una labor de transparencia didáctica o de indicir en procesos de autoevaluación y coevaluación del propio alumnado a los que socialmente no estamos acostumbrados. Pero somos conscientes de que es el camino, la apuesta es firme y el equipo docente de ERGOS cree en ello con vehemencia, aunque a veces nos equivoquemos, aunque a veces demos un paso atrás, siempre el objetivo está claro en el horizonte.

Y es que a nuestro modo de ver, estamos «DUALIZANDO» nuestra formación profesional, pero desde un modo en el que nos sentimos especialmente cómodos, porque estamos, como docentes, presentes en todo el proceso, gestionando desde el aula hasta llegar a la acción en el entorno real, la empresa, la asociación, la escuela, la ONG…

Este proceso sucede desde el principio, desde que nuestro alumnado comienza su primer curso con nosotros, pero además de ese «entrenamiento gradual y contextualizado», cuando le añadimos un sentido social, de implicación emocional, como el colaborar con otras personas que necesitan ayuda, hace que se multipliquen la significatividad de los aprendizajes, integrándose en nuestros discentes competencias profesionales y sentido social crítico y responsable.

Así tenemos la satisfacción de no estar formando solamente profesionales de una disciplina concreta, sentimos el inmenso orgullo de aportar nuestro granito de arena a su bagaje personal y emocional, a su sentido de la visión del mundo, su organización y funcionamiento, promoviendo su capacidad emprendedora y creativa, motor de cambios sociales. En una frase, refuerza la autoestima y motivación de nuestro alumnado y potencia, de forma extraordinaria y práctica, su dimensión social.

Ansiamos sembrar semillas para una amplia suma de frutos diversos que florecerán más pronto que tarde en muchos ámbitos profesionales de nuestra sociedad, de hecho, la experiencia de la FCT, unánime de todas las empresas que colaboran con nuestro proyecto y que tienen alumnado en prácticas nos dan la razón, las palabras, iniciativa, proactividad, responsabilidad, motivación al logro, adaptación y flexibilidad, emprendimiento… se repiten en los informes de evaluación. No es casualidad.

Seguimos adelante, aprendiendo de cada momento, con la ilusión de un joven, con la sabiduría de la experiencia y siempre con la utopía y los sueños por bandera.

Alvaro Oliver Gómez – Director Proyecto ERGOS FP.

*En nuestro proyecto estamos profundizando y estudiando cada vez más en la aplicabilidad del APS en la Formación Profesional, dicho proyecto educativo de centro está girando entorno a esta premisa, la cual la práctica diaria guía nuestro proceso de investigación e innovación educativa. Ejemplo de ello son acciones tales como las siguientes:

*Hay docentes y centros que llevan años desarrollando proyectos de Aprendizaje-Servicio los cuales son referentes para nuestro centro y guían nuestro proceso de formación continua, a continuación puedes acceder a una serie de enlaces de interés sobre esta temática:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies